Consejos para dar el pecho

Una buena información y asesoramiento son fundamentales para la correcta práctica de la lactancia materna. Superar las dificultades, cuando estas se presenten, a través de apoyo especializado será determinante para evitar la retirada de la lactancia que en la mayoría de los casos se produce por desconocimiento o un mal asesoramiento.

La posición del recién nacido

La posición que adopta el niño a la hora de mamar es fundamental para evitar las temidas "grietas". La posición correcta implica que el niño se meta en la boca el pezón y la aureola por completo y que con la lengua presione los senos lactíferos para obtener la leche. El cuerpo debe estar pegado al cuerpo materno, la cabeza apoyada en el brazo y la boca y mandíbula abiertas, deben permanecer pegadas al pecho de modo que no tenga que girar excesivamente la cabeza. Has de ver el labio inferior vuelto hacia abajo.

La posición incorrecta, es cuando el bebé está succionando sólo el pezón y no toda la aureola, o cuando no tiene la boca lo suficientemente abierta. Su nariz y/o barbilla deben estar pegados al pecho.

Consejos útiles para dar el pecho

  • - Mantener al niño en la posición correcta (Ver La posición del recién nacido)
  • - Dar de mamar siempre que el niño lo pida y no poner límites de tiempo a dicha toma. En el caso de que el bebé no suelte el pezón, introducir el dedo meñique en el paladar del niño para que éste se separe y evitando así dañar el pezón.
  • - El número de tomas al día no es fijo ya que depende de la demanda del bebé. Intentando mantener unos horarios muy estrictos lo único que se conseguiría es romper los ciclos naturales del hambre, además de cierta ansiedad en la madre.
  • - Ofrecer siempre los dos pechos, pero no empezar con uno antes de acabar con el otro, para evitar la ingurgitación (Ver Ingurgitación) y para que tome siempre la leche del final que es la más rica en calorías y vitaminas.
  • - Las tomas nocturnas ayudan a mantener la producción de leche así que es aconsejable no saltárselas.

Usar un sujetador Waymilk ayuda a prevenir algunas de las molestias que se originan en la lactancia.

Lee los beneficios de usar un sujetador Waymilk

"Los he pedido en mi primer embarazo y los he vuelto a pedir ahora, son muy cómodos para dar de mamar y además recogen mucho el pecho. Muchas gracias"

Elena, Barcelona

"No se me estropeó nada el pecho, estoy encantada"

Lucía, Valencia

Envíanos tu testimonio sobre el sujetador Waymilk

Puedes pedir tu talla a partir del 7º mes de embarazo en adelante.

Consulta las tallas disponibles